Carpe Díem

Este post és diferente a lo que anteriormente había colgado y a lo que más adelante publicaré. Pero este pequeño ser está pasando un momento de cambios importantes en la vida para seguir creciendo y haciendo cambiar el entorno a positivo, aunque siempre haya dificultades que cuando las superamos podemos disfrutar que ya no lo son. Y es curioso que tenga ganas de compartirlas…

A/ En el terreno personal:
1) pronto estará entre nosotros mi hijo Jaume. Me emociono solo de pensar lo que será tenerlo entre mis brazos y acercármelo para oler su piel y escuchar cómo respira… Y cuando me siente en el sofá con mi hija Núria y con él… uffffff (se me pone la piel de gallina)
2) un amigo por el que hubiera matado está demostrado que no era para tanto. Espero que reflexione y sea lo suficiente valiente para defender la amistad, el valor y la dignidad; dejando de lado el miedo a lo que digan, y los “rollos” negativos que lo están turbando. Y si no es capaz, o cree que hace lo correcto, él sabrá que siempre tendré un lugar en mi corazón para aquel que estuvo a mi lado a las duras y a las maduras.
3) la vida es fantástica y tengo muchísima energia positiva a contagiar, aunque algunos nos la intenten fastidiar a diario. Cada heroe tiene un villano, el blanco no existiría sin el negro, y qué sentido tendría un ángel si no hubiera infierno? Gracias a los que me ayudais a no desfallecer! Y gracias a todos aquellos ángeles que habeis aparecido últimamente sumando “bien” a mi entorno más próximo.

B/ El el terreno baloncesto:
1) el equipo está demostrando que quiere ser mi equipo. Ya no me acordaba que un equipo de baloncesto también tiene problemillas… Suerte que intento que este deporte sea lo más importante de las cosas menos importantes…
2) acción-reacción. Un entrenador no puede esperar a nada. Se ha de adelantar. Por ese motivo… ya hemos empezado a hacer cambios para seguir mejorando. Ya tengo ganas de ganar el sábado.
3) Me he dado cuenta que me encanta este deporte y que sin él falta algo en mi vida. Competir es fantástico. Te hace ser mejor cada vez que pierdes y te ayuda a valorar el momento en el que ganas. Además, en el CB Cabrera se está muy bien…

C/ En el terreno laboral:
1) Me encanta mi trabajo. Creo, motivo, innovo, sufro, lloro, curro, tiemblo, río, lloro, aprendo, comunico, expreso… ¿Quién da más? Y me pregunto: ¿tiene fin todo lo que estamos llevando entre manos? ¿qué pasará mañana? ¿y de aquí a unos años?
2) Mi equipo es la clave. Si no fuera por el baloncesto no tendría tanta experiencia en la gestión de grupos. Estoy convencido que podemos ser muy muy buenos… aunque hemos de entender y asumir por qué estamos ahí. Speedgrass… quién lo hubiera dicho hace bien poco…
3) La competencia es lo mejor que nos ha pasado. Los que no nos pagan nos ayudan a ser más poderosos. Cuando las cosas no salen bien las ideas son mejores. Los que nos quieren mal acaban recibiendo sus propios golpes. No solo decimos lo que hay que hacer, sinó que lo hacemos… lo mejor posible y YA!!! Just in time!

Demasiadas palabras que muchos no acabareis de leer… otros no acabareis de entender, otros no le dareis la más mínima importancia, otros lo leereis dos veces, algunos se verán entrelineas, y otros 100% aludidos… pero sin saber por qué tenia ganas de compartir esta esencia del CARPE DIEM, del trabajo en EQUIPO, de las GANAS DE VIVIR, de la AUTOSUPERACIÓN, del POSITIVISMO…

Tengo ganas de gritar A TOPE!!! muy fuerte, con quien quiera acompañarme…

El emprendedor(I): especies y tipologías

Parece que está de moda el hablar de “emprendedores”. ¿Pero qué es un emprendedor?   Si consultamos en la gran Wikipedia (¿dónde están los míticos fascículos verdes de Salvat? ¿y los míticos vendedores de enciclopedias?…) nos da una definición moderna y con diversas acepciones:

“1. Se denomina emprendedor o emprendedora a aquella persona que enfrenta con resolución acciones difíciles.

2. En economía, negocios, finanzas, etc, tiene el sentido más específico de ser aquel individuo que esta dispuesto a asumir un riesgo económico. Desde este punto de vista el término se refiere a quien identifica una oportunidad y organiza los recursos necesarios para ponerla en marcha.

a) Es habitual emplear este término para designar a una «persona que crea una empresa» o que encuentra una oportunidad de negocio, o a alguien quien empieza un proyecto por su propia iniciativa. Se ha sugerido que el “ser emprendedor” es una de las cualidades esenciales de un empresario u hombre de negocios, junto a la de innovación y organización.

b) Las investigaciones de percepciones describen al emprendedor con términos como innovador, flexible, dinámico, capaz de asumir riesgos, creativo y orientado al crecimiento. La prensa popular, por otra parte, a menudo define el término como la capacidad de iniciar y operar empresas nuevas.”

Y si nos preguntamos si el emprendedor “nace o se hace” nos daríamos cuenta que el talento es innato, pero que esas capacidades han de trabajarse dentro de entornos óptimos (tanto como familiares como educativos). No solo desde dentro de uno mismo, sino también bajo la influencia de personas y entidades que año tras año pasan a nuestro lado. Unas caminan un poco con nosotros. Otras corren y se nos van. Otras están un rato e intentan que nos tropecemos. Otras nos tienden la mano…

Podría decirse que soy el prototipo perfecto de esta especie: visionario, creativo, atrevido, …  Durante los últimos años este “talento” ha sido el culpable de muchas noches sin dormir. Unas trabajando y creando proyectos con mucha ilusión, otras intentando solucionar los problemas que esa “valentía” me ha generado (y me generará), y algunas disfrutando de ese éxito que siempre se busca en la creación de algo “diferente”. Puede que haya aprendido más en los malos momentos que en las situaciones en que el viento me soplaba a favor. ¡No es nada fácil ser de esa raza!

No podemos decidir si lo somos o no. O nacemos o nos hacemos, pero una vez cruzado el umbral ya no hay vuelta atrás. El emprendedor puro lo es en su trabajo, en el de los demás, en casa ( en la suya y en la de los demás), caminando o nadando…

Huyendo de convencionalismos y de teorías consagradas vamos a definir tres tipologías en esta especie:

1. El “emprendedor alfa” (un soñador, un buscador de oro, de tesoros, de éxito, …, un líder, un modelo – o al menos eso intenta). De esta clase hay pocos. Son capaces de mover el mundo e interactuar con su entorno de una forma que los demás son incapaces. Su esfuerzo es enorme y sus ideas y su proyección nunca tienen fin. Antes de acabar de conquistar la Antártida ya están planeando el siguiente viaje a El Dorado… Valoran el esfuerzo y durante el camino tienen muchas historias que contar…

2. El “emprendedor beta” (una persona que necesita de un “alfa” para conseguir sus objetivos – un gran mando intermedio, con un reloj que separa su vida personal de la profesional, un buen escudero, …, un guerrero). Muchos pensaban que eran “alfas”, pero algo falló.  Este tipo de emprendedor llega a su máxima plenitud cuando acepta su rol. Cuando la aceptación de la existencia del “alfa” es completa sus cualidades se multiplican y la creación de proyectos y nuevas ideas y metodologías es incesante.

Un “alfa” de alta gama necesita de un equipo plagado de “betas”. Cuando esto se produce llegan los éxitos y los problemas se minimizan. Hablando en términos de baloncesto es un equipo con muy bienos jugadores bien dirigido por un entrenador al cuál le dejan hacer su trabajo priorizando el bien común sobre el individual.

Otra realidad muy frecuente es cuando dos o más “betas” unen sus fuerzas para un objetivo común. En la mayoría de las ocasiones no se acaba la carrera…

3. El “gamma“. Es aquel no-emprendedor que durante un periodo de tiempo prueba a serlo. Sus artes no suelen ser de “magia blanca”, la copia y el plagio son el pan de cada día (sin recordar que como dice mi amigo Benjamín: “Bienaventurados los que nos copian, ellos también copiarán nuestros errores”), y los problemas no existen ya que son incapaces de detectarlos. Ven a los otros dos tipos como competidores desde el primer momento y son incapaces de crear equipos de trabajo debido a la falta de habilidades y a sus malas artes.

Pero ser emprendedor no es el no-va-más. Se le plantean muchas dificultades, y no se puede dejar de ser. Pero si un no-emprendedor lee estas líneas puede que se sienta mal. Pero yo lo enfoco más bien al contrario: en todas las organizaciones y equipos se necesitan personas que sigan las indicaciones del líder, que estén a su lado, que den parte de su vida y sus esfuerzos a ser los mejores y a conseguir que sus puestos de trabajo sean “activos”, “creativos”, “productivos” e “indispensables”.  Si no eres emprendedor vivirás más tranquilo que los que lo somos, siempre y cuando el positivismo y el esfuerzo sea tu motivación día a día. Seguro que conseguirás un grado de felicidad mayor que los “alfa” y los “beta”, pero los que lo “somos” no podemos esconderlo… aunque sabemos que sin serlo seguramente tendríamos una vida más placentera.

Continuará…

Comunicación 3.0

¡Bienvenido/a a mi blog!

La comunicación es muy importante en el día a día en todas las facetas de nuestra vida. Por mi trabajo y mi realidad personal, llevo varios años valorando y analizando todas y cada una de las variables que he tenido la capacidad de detectar.

Este blog captará toda esa información y me ayudará a difundirla hacia todos, y a su vez hacia nadie, con el solo afán de compartir. Siempre he dicho que los llamados “bloggers” tienen una dosis de egocentrismo muy alta, pero también creo que esa característica no ha de venderse como negativa, ya que el egocentrismo puede hacer a las personas seguras de sí mismas y con un alto grado de amor propio que les ayude a superar los problemas, a crear nuevas realidades, a cambiar lo que les rodea para conseguir el bien común…

Compartiré historias, opiniones y experiencias del mundo de la empresa, de la gestión de equipos, de coaching, de motivación, de liderazgo, …, y como no de baloncesto, que como ya titulé mi primera web, por allá el 2000, “El baloncesto: un estilo de vida”.

¡Espero que os guste!